Chapati
 

INGREDIENTES para 4 unds.

175 g. de harina preferiblemente de espelta.
60 ml. de agua tibia.
2 cucharadas de aceite de oliva.
pizca de sal.


ELABORACIÓN
 
En un bol mezclamos la harina con la sal. Añadimos el aceite y trabajamos los ingredientes con los dedos. Poco a poco incorporamos el agua sin dejar de mezclar. Cuando esté ligada la masa (debiendo quedar ésta compactada pero no dura ni pegajosa) la envolvemos en film y la dejamos reposar 30 min.
Espolvorearemos con harina la superficie de trabajo.

Dividiremos la masa en 4 partes y formamos una bola del tamaño de un huevo aproximadamente, las aplanamos un poco con la mano y después con un rodillo untado con un poco de aceite o espolvoreado con harina extendemos las bolas hasta formar unas tortas de unos 20 cm.
Calentamos a fuego medio-fuerte una parrilla de hierro colado o una sartén grande de base gruesa.

Pondremos un chapati recién extendido en la parrilla, lo cocemos un minuto o menos y con la ayuda de una espátula le daremos la vuelta y esperamos a que aparezcan burbujas. Volveremos a darle la vuelta.
Con un paño limpio, presionamos con suavidad los bordes contra la sartén para que el chapati se hinche un poco; no siempre lo hará pero no importa.

Cuando veamos que el chapati ha tomado un color blanquecino o sea cuando la masa esté cocida lo retiraremos del fuego e iremos reservándolos en un paño limpio de cocina para mantenerlos calientes hasta su consumo ya que éstos se deben comer recién hechos y calientes.

 

Chapati

Sobre El Autor

En el año 2004 tras dar un gran giro mi despensa experimenté notables cambios a nivel físico y psíquico y pude tomar consciencia de la relación directa entre alimentación y enfermedad. Descubrí en la macrobiótica una preciosa manera de entender la salud y la vida que me dejó fascinada y me ha permitido vivir todo este tiempo entusiasmada entre fogones, procurando mantener mi equilibrio y el de los míos muy lejos de la medicina alopática. Apasionada por igual de los viajes y amante de las gastronomías del mundo gustaba de aunar mis pasiones y a la vez buscar la proximidad entre culturas y cocinas, mostrando ese nexo de unión que hallé en las raíces de la alimentación, y que se da justo en nuestra reconexión con la tierra y sus ciclos.

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.